25.6 C
Los Andes
martes, 19 octubre, 2021

Construcción de estacionamientos subterráneos en Los Andes

Más Leídos

En vista a la polémica que se ha desarrollado en Los Andes por la construcción de estacionamientos
subterráneos en el sector Plaza de Armas me parece pertinente entregar algunas opiniones.
La Plaza de Armas para cualquier ciudad es un relevante centro cívico, urbano y patrimonial que
debe ser tratado con cuidado. Para Los Andes esta situación es similar y cualquier modificación, por
leve que sea, a este patrimonio de todos los andinos y andinas debería ser consultada a la ciudadanía
y no decidida tras cuatro paredes, de manera inconsulta, y menos en sesiones secretas o reservadas.
Esto último es relevante y más allá de que el sistema político chileno se basa en la democracia
representativa, por lo menos aquellos concejales y concejalas que representan al mundo de la
centroizquierda deberían promover y exigir al Consejo Municipal espacios de participación
permanentes y, en particular, para tomar decisiones importantes como ésta.
El principal patrimonio de una ciudad somos sus habitantes, nuestra idiosincrasia y cultura, por
ende, debemos ser escuchados y respetados. Por lo anterior comparto la idea de que se realice un
plebiscito vinculante para decidir que se hará finalmente con la construcción de los
estacionamientos. Este evento además permitirá que aumente la deficiente información pública
que hay sobre el tema.
No me parece correcto, además, que una de las justificaciones de continuar con este proyecto sea
la posible indemnización por pagar a la empresa. Quienes tomaron esta decisión deben hacerse
responsables y buscar todas las alternativas judiciales, técnicas, políticas y administrativas para
responder a lo que decida la gente sobre los estacionamientos y no utilizar este chantaje que se
vincula a la génesis del problema: la firma de un acuerdo (negocio) a espaldas de la ciudadanía. Hay
ejemplos de municipalidades que han decidido cortar con el negociado espurio que algunos hacen
con los estacionamientos, los parquímetros y la especulación inmobiliaria. No veo porque eso no
podría pasar en Los Andes.
En cuanto al supuesto desarrollo que traerían estos estacionamientos o su implicancia en el
ordenamiento territorial de Los Andes, cuestiones que yo considero importantes, creo que su
construcción va en contra de todas las políticas internacionales de desarrollo urbano, crecimiento
sustentable y cuidado patrimonial. Hoy en el mundo se prohíbe o exige impuestos al tránsito de
vehículos en los centros urbanos, se construyen ciclovías, paseos peatonales, se mejoran veredas y
accesos para personas con discapacidad, se aumenta la seguridad de las calles con luminarias y
cámaras de vigilancia, etc., Todas las políticas de ordenamiento territorial actuales se basan en los
puntos antes entregados y, en particular, en mejorar la locomoción colectiva. En resumen, la
tendencia mundial es desincentivar el uso del automóvil y acá se está haciendo todo lo contrario.
El desarrollo y ordenamiento territorial moderno se basa en pilares como son la participación, la
equidad territorial y desarrollo sustentable, entre otros, claramente la construcción de estos
estacionamientos no va en esa línea. En Los Andes aún hay sectores apartados del desarrollo donde
no llega la locomoción colectiva, los servicios de emergencia y otros, donde ni siquiera hay
pavimentación de sus calles. Por otro lado, tenemos una enorme deficiencia en los accesos para las
personas discapacitadas. El desarrollo territorial según los parámetros actuales debe ser equitativo,
justo y llegar a todos los ciudadanos, no es sinónimo de construcciones, obras y cemento, es generar
infraestructura que vaya en beneficio de toda la comunidad. Por ende, la construcción de estos
estacionamientos no es una decisión que vaya en la dirección correcta, ni que se justifique por la
obra en sí misma, lo que debemos preguntarnos es si se enmarca en el tipo de desarrollo que
necesita nuestra ciudad.
En síntesis, el mensaje a la ciudadanía que entregan estos estacionamientos es: cómprate un auto.
Lo que ya ha quedado claro va contra todas las políticas de ordenamiento territorial de los países
desarrollados y de desarrollo medioambiental sustentable. Ahora, si se decide o acuerda que los
estacionamientos deben construirse sí o sí, podrían verse alternativas fuera del damero central de
Los Andes y, sobre todo, tener voluntad política de enmendar el rumbo, y una necesaria autocrítica
del cómo se hicieron las cosas.
Creo importante, finalmente, aclarar que esta opinión no tiene que ver con un sector político en
particular dado que han sido administraciones municipales y concejales de todo el espectro político
quienes han configurado este panorama.
Nota Final: considero menester aclarar que no entregué esta opinión antes para que no se diera pie
a mezclarla con la postura oficial de la primera autoridad de la provincia.

Daniel Zamorano Vargas

- Publicidad -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Más Publicaciones

Deja un comentario

- Publicidad -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Ultimas Publicaciones