18.8 C
Los Andes
sábado, julio 31, 2021

La nueva normalidad

Más Leídos

Hoy por hoy nos enfrentamos a una nueva problemática como ciudadanos del mundo. Esta vez una pandemia amenaza al mundo en su conjunto. Nadie esperaba que un virus, como es la covid-19, restringiera tanto nuestras libertades superando incluso a cualquier dictador-. Las restricciones llegan a tal punto que no podemos salir de nuestras casas. nueva normalidad

Cosas tan simples como salir a comprar el pan, pasar un rato en la plaza del vecindario, juntarse a almorzar o tomar un café han sido transversalmente limitadas. Confinamiento total es el régimen imperante para muchas sociedades alrededor del mundo. Pareciera que las conglomeraciones son el enemigo público para aquellos gobiernos que han sido afectados brutalmente por este microscópico amigo. El objetivo es bajar la curva de contagios de la pandemia que tan dramáticamente se ha llevado la vida de nuestros cercanos, como en años no lo ha hecho una guerra.

[Te puede interesar]: Plantas fotovoltaicas están ocupando terrenos productivos que comprometen la vocación agroalimentaria de la región

“Cuando todo esto pase” es la promesa que hacemos a las personas que extrañamos cuando hablamos al teléfono. “La nueva normalidad” es la frase que se repite en los medios, en la publicidad, en las redes sociales y en los periódicos. Los distintos gobiernos del globo terráqueo están instalando una nueva norma para cuando lo peor termine. Nos podemos juntar a tomar un café, pero aplicando las restricciones de distanciamiento social.

Debemos usar tapaboca y guantes antisépticos en todo momento. Si nos reunimos está prohibido que sea un número superior a 50 personas. Se cerrará el acceso a parques públicos y playas, a pesar que en estos lugares abiertos haya aire fresco circulando permanentemente. Esas son solo algunas de todas las medidas que como sociedad hay que tomar. En fin juntos, pero separados. No obstante la gente tendrá que ir al trabajo, y se permitirá el acceso al transporte público, lo que implica que las personas se agrupen en espacios cerrados facilitando el contagio de este invisible amigo.

Esta nueva norma, que aparentemente carece de lógica, se intenta instalar por medio de una estrategia lingüística que pretende normalizar lo anormal. En cada medio, en cada red social, en cada espacio publicitario (incluso en canciones) “La nueva normalidad” es repetida una, otra y otra vez como un mal chiste. De modo tal que cada individuo que integre nuestra sociedad acepte como natural lo que es anti-natural por definición. Esto va en contra de nuestra naturaleza social como seres humanos. Al ponernos a pensar en esas nuevas situaciones, como lo que provoca en nosotros andar con la boca tapada (emocional y psicológicamente), inevitablemente surgen dudas como ¿Qué consecuencias tendrá a largo plazo para el funcionamiento de la sociedad?

[Te puede interesar]: Leer nuestro medio asociado La Bahía on Line  

La covid-19, al parecer, es la sigilosa aliada para silenciar los múltiples movimientos sociales que han estallado en Chile, Francia, Singapur, Ecuador y Estados Unidos. El momento perfecto para un nuevo orden social. Un control autoritario capaz de desarticular el tejido social, nuestros lazos emocionales y comunicacionales.

Fabio E. Villarroel Aguilar, Alumno Periodismo UPLA

- Publicidad -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Más Publicaciones

1 COMENTARIO

Deja un comentario

- Publicidad -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Ultimas Publicaciones