Contraloría señalo que profesionales de las municipalidades de Panquehue y Santa María carecen de permiso para hacer clases en al UPLA.

Contraloría

La Contraloría General de la República realizó dos auditorías a la Universidad de Valparaíso (UV) y a la Universidad de Playa Ancha (Upla) para determinar el cumplimiento de la jornada laboral por parte de los docentes, detectándose que varios académicos figuran registrando asistencia en la misma hora y día en diferentes planteles de educación superior.

Según Contraloría no consta que este tiempo haya sido compensado o que se hayan ordenado los respectivos descuentos, por lo que las universidades y las reparticiones públicas involucradas deberán analizar la efectividad de los marcajes realizados y disponer eventuales reintegros.

Se detectó a 40 académicos de la UV en tal situación y 34 de la Upla, que no dejaban constancia de su jornada laboral en medios de control.

Otros profesores consignaban determinado horario como término de jornada laboral en la universidad o en el servicio público, luego establecían la misma hora como ingreso en el otro trabajo, lo que llevó a la Contraloría a señalar que es “cuestión que resulta inverosímil, al considerar la distancia que separan los recintos de ambas universidades”.

La entidad fiscalizadora dio a conocer que en la UV una académica deberá reintegrar $4.591.561 percibidos como parte de una asignación de mérito por retención de personal, tras comprobarse que paralelamente efectuaba docencia en la Universidad Viña del Mar, incumpliendo el requisito de exclusividad de dicho bono.

En tanto, otros nueve académicos recibieron la misma asignación por $28.488.541, pero según el Ministerio de Educación, figuran prestando servicios en universidades privadas.

De igual forma la Contraloría señalo que académicos que carecen se autorización de las entidades públicas donde ejercen funciones para realizar clases en la UPLA o que no se estipularon las devoluciones de las horas de trabajo que ocupen en esa actividad, corresponde que en conjunto con la Universidad de Playa Ancha, la Dirección Regional del SENAME de Valparaíso; las Municipalidades de Panquehue y Santa María; los Servicios de Salud de Valparaíso – San Antonio y Viña del Mar – Quillota; la Armada de Chile; las Direcciones Regionales del Servicio Médico Legal y del Instituto Nacional de Estadísticas, ambas de Valparaíso; la Universidad de Valparaíso; el Gobierno Regional de Valparaíso; y, el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, acrediten fehacientemente el correcto cumplimiento de la jornada laboral de los anotados funcionarios que laboran en esas instituciones.

Rolando Stevenson, presidente de la comisión de Educación del Consejo Regional, espera que las situaciones descritas en los informes de Contraloría no sean frecuentes en las universidades públicas. “Lo que se menciona en el informe, del cobro de bonos que se recibieron por partida doble, es algo a lo menos indecoroso”, sostuvo el consejero, quien recordó el tope de 12 horas que fija el Estatuto Administrativo para los funcionarios públicos que asuman cargos docentes.

Stevenson espera, además, que no haya funcionarios del Gobierno Regional involucrados en los casos detectados por Contraloría en la UV y en la UPLA, aunque es enfático al decir que “la responsabilidad de las personas involucradas es absolutamente individual, tanto en su función de docentes como en su rol de funcionarios en el sector público”.

Respecto a la responsabilidad de las universidades auditadas, el core sostuvo que deben mejorar sus controles internos para subsanar estas irregularidades. “Creo que han fallado los mecanismos de control de las mismas”, expresó Stevenson.

 

 

Deja un comentario